El ajo y la fertilidad

El ajo es un poderoso antibiótico y antimicótico vegetal, al igual que las cebollas, los puerros y los rábanos; todos ellos, con un alto contenido de sulfuro natural que contribuye a la fertilidad de la mujer al eliminar las bacterias que podrían afectar los ovarios y causar desequilibrio hormonal, endometriosis, o clamidia, por ejemplo, la que provoca inflamación de las trompas de Falopio, inflamación pélvica, y en consecuencia, infertilidad.
 
El ajo previene el aumento desmedido de la población de hongos que afectan la fertilidad. Como fuente de selenio, el ajo es bueno para la fertilidad masculina ya que conduce a un incremento del cantidad de espermatozoides y aumenta su movilidad.