Las hormonas del crecimiento

Las hormonas del crecimiento y la fertilidad

Las hormonas están en constante movimiento dentro del flujo sanguíneo a través de diferentes células. Una vez alcanzan su destino, se adhieren a la superficie de la célula en puntos denominados receptores, provocando una reacción determinada.
 
La fertilidad no depende exclusivamente de las hormonas sexuales. Para una perfecta salud reproductiva, las principales glándulas endocrinas, deben estar funcionando correctamente, produciendo los adecualdos niveles de hormonas.
 
La pituitaria libera un gran número de hormonas siendo las más abundantes las hormonas del crecimiento. Responsables de la regeneración celular. Las hormonas del crecimiento han sido el foco de diversas investigaciones relativas al envejecimiento desde que se descubrió que van menguando con la edad.
 
En el ser humano, a partir de los 30 años, los niveles de dichas hormonas se reducen en un 14% cada década
 
A los 20 años producen 500mcg, a los 40 años generalmente se reduce a 400 mcg y al alcanzar los 80, apenas llega al nivel de los 25 mcg.
 
Los estudios han demostrado que la disminución de las hormonas de crecimiento de la pituitaria parecen actuar como un disparador de una disminución en cascada de todas las hormonas necesarias para la fertilidad y la líbido. Sin embargo, al potenciar los niveles de las hormonas del crecimiento, también se incrementa el nivel de hormonas sexuales.
 
Mediante una dieta adecuada y hábitos saludables, estos niveles hormonales pueden aumentar haciendo que las posibilidades de éxito en un tratamiento de fertilidad aumenten también.