El acceso a tratamientos de fertilidad en Argentina, más cerca.

La Cámara de Diputados aprobó, aunque sólo en general, el proyecto que regula las técnicas de reproducción asistida y exige que el tratamiento de la infertilidad, su diagnóstico y cobertura esté incluido dentro del programa médico obligatorio.
El acceso a tratamientos de fertilidad en Argentina, más cerca.

La Cámara de Diputados aprobó, aunque sólo en general, el proyecto que regula las técnicas de reproducción asistida y exige que el tratamiento de la infertilidad, su diagnóstico y cobertura esté incluido dentro del programa médico obligatorio. Debido a las diferencias que genera esta iniciativa, los representantes de las distintas bancadas sólo pudieron avanzar en la sanción en general del proyecto, sin lograr aprobarlo en particular y darle media sanción definitiva.

Los detractores del proyecto consideran que, como no tuvo media sanción, el proyecto caducará, ya que ayer fue la última sesión del período ordinario de la Cámara baja. El dictamen, que se elaboró sobre la base de un proyecto de la diputada Silvia Majdalani (Pro), propone legalizar la donación de gametos y embriones y su congelamiento para su conservación. Las personas nacidas de gametos donados por terceros deben ser reconocida como hijo de quienes se sometieron al tratamiento y el donante no puede, en ningún caso, reclamar derechos de filiación, establece el proyecto.

Respecto de la conservación de los gametos y embriones, la iniciativa propone un plazo máximo de 10 años, siempre en los centros donde se realizan las técnicas de reproducción asistida. Vencido ese plazo, el proyecto exige que sean descartados si nadie los reclama. Este es uno de los puntos más cuestionados por la Iglesia, que entiende que el descarte de estos embriones es una forma de aborto.

"Las técnicas de fertilización asistida en la forma que se plantean en el proyecto de mayoría persisten en pretender llevar a cabo prácticas opuestas al más básico de los derechos humanos, el derecho a la vida", enfatizó el diputado Julián Obiglio (Pro). Una de las novedades que ofrece esta iniciativa es la obligación de que la infertilidad sea incluida en el programa médico obligatorio (PMO).