El blastocisto: te contamos todo lo que tienes que saber

El blastocisto: te contamos todo lo que tienes que saber

El blastocisto es el embrión de 5 o 6 días.

Después de realizar una fecundación in vitro, comienza el maravilloso camino que el embrión hará hasta implantar en el útero de la futura mamá.

El desarrollo embrionario comprende varias etapas, desde el momento en que el óvulo y el espermatozoide se juntan, hasta que el embrión está listo para la transferencia. Ya te hablamos en este otro artículo sobre el desarrollo embrionario y te detallamos sus etapas, por eso hoy te contamos qué es el blastocisto y por qué desempeña un papel tan importante en el cultivo embrionario.

¿Qué es el blastocisto?

Tras la fecundación, se inician un gran número de procesos. Empiezan los ciclos de división celular y solo aquellos embriones que tienen un adecuado desarrollo embrionario alcanzarán el estadio de blastocisto, lo que se produce alrededor de los 5-6 días.

Se trata de la última etapa del cultivo embrionario, en la que el embrión ya tiene una estructura perfectamente definida y en la que se diferencian aquellas células que pasarán a formar el feto.

¿De qué se compone el blastocisto?

Además de los diferentes tipos de células que forman el blastocisto, que luego serán el origen de órganos, huesos y tejidos, en este estadio, el embrión cuenta con otros tejidos y membranas que rodearán durante el embarazo al feto y serán claves para que este se mantenga lo más cuidado y protegido posible hasta que llegue el parto.

El blastocisto tiene dos partes: trofoectodermo o trofoblasto, que más tarde formará la placenta, y masa celular interna, que será a partir de la que se forme el futuro bebé.

Estadios del embrión

No todos los embriones evolucionan de la misma manera. De hecho, algunos se detienen debido a las calidades y la genética de los gametos. Cuando los embriones tienen un desarrollo adecuado, podemos ir observando las siguientes etapas:

  • 1. Cigoto
    Durante las primeras horas, el óvulo que sí que ha sido fecundado por un espermatozoide, pasará a convertirse en cigoto. El cigoto es una única célula, que representa la unión de ambos gametos -óvulo y espermatozoide-, en la que aparecen dos pronúcleos que portan el ADN de estos, que dan como resultado la suma de los 23 cromosomas femeninos y los otros 23 masculinos (en total 46 cromosomas).
  • 2. Embrión
    Unas horas después de la fecundación, cuando el cigoto comienza a dividirse, a partir de las dos células ya se considera embrión o preembrión. Parte de esas dos células y va duplicándose hasta llegar al tercer día con un total de ocho células.
  • 3. Mórula
    Al cuarto día, el embrión se denomina “mórula”, una estructura con un mayor número de células que continúa dividiéndose y perfeccionándose.
  • 4. Blastocisto

Entre el quinto y el sexto día de cultivo, el embrión llega a blastocisto. Ya presenta una estructura bien definida, en la que se diferencian sus diferentes tipos de células. Será, por fin, la antesala del feto.

¿Cuándo pasa el embrión a ser feto?

En la semana 8 de gestación el embrión pasa a convertirse en lo que conocemos como feto. Al principio, este tendrá una forma irregular y la cabeza muy desproporcionada en comparación con el resto del cuerpo, pero mes tras mes se irá formando y desarrollando hasta convertirse en el futuro bebé.

¿Cuál es el momento en que el embrión implanta en el útero?

En reproducción asistida, si el embrión llega a estadio de blastocisto significa que tendrá mayores probabilidades de implantar en el útero de la futura mamá.

De hecho, cuando la fecundación se produce de forma natural, al quinto o sexto día se produce la llegada del embrión al punto idóneo del útero en el que deberá implantar, hasta más o menos el día 14, adhiriéndose al endometrio para continuar con su desarrollo y convertirse en feto.

Congelación de embriones en estadio de blastocisto

Habitualmente, en un ciclo de  fecundación in vitro se logran varios embriones, si se opta por la transferencia de un solo embrión (que siempre será lo que nuestros especialistas recomienden a las parejas y mujeres que deseen formar una familia con nuestra ayuda)  el resto de embriones que han alcanzo el estadio de blastocisto se pueden congelar, la técnica que se utiliza es la vitrificación técnica muy segura y que permite mantener en perfectas condiciones los embriones criopreservados, y poderse utilizar en posibles ciclos futuros, si se quiere dar un hermano o hermana al primer bebé.