El número de parejas lesbianas que opta por la maternidad compartida se ha multiplicado en los últimos años

• Se trata de una técnica denominada ROPA (Recepción de Óvulos de la Pareja) donde una de las mujeres aporta los óvulos, que serán fecundados con semen de donante, y la otra es la que lleva a cabo el embarazo • Según datos de la clínica Barcelona IVF, el 50% de las parejas femeninas que buscan un embarazo por fecundación asistida elige este método mientras que en 2013 era sólo un 6,6% • Las trabas legales en otros países hacen que muchos pacientes internacionales acudan a Barcelona para llevar a cabo estos tratamientos
El número de parejas lesbianas que opta por la maternidad compartida se ha multiplicado en los últimos años

Mari Carmen y Carolina son pareja desde hace unos años y en 2016 decidieron que querían ser madres. Se hicieron un tratamiento de reproducción asistida con el método ROPA (Recepción de óculos de la pareja) en la Clínica Barcelona IVF y ahora el pequeño Hugo acaba de cumplir dos años. “Habíamos intentado un par de veces con inseminación artificial pero no funcionó y cuando conocimos este método, que nos ha permitido a las dos participar de una forma más activa en un proyecto tan importante para nosotras, lo tuvimos claro. Y el segundo también lo tendremos por el método ROPA”, explica Carolina.

Como ellas, la mitad de las parejas lesbianas que deciden tener un hijo y realizan un tratamiento de fecundación asistida ya optan por el Método ROPA (Recepción de Óvulos de la Pareja), según los datos de la Clínica Barcelona IVF, referente en el uso de esta técnica. El uso de esta técnica conocida también como “maternidad compartida” ha aumentado exponencialmente en los últimos 5 años, pasando del 6,6% en 2013 al 50% en 2018.

El método ROPA permite que las dosintegrantes de la pareja participen de una forma más activa en el embarazo. Así, una de las mujeres es la que aporta los óvulos, que son fecundados con semen de donante, y a la otra mujer se le transfieren los embriones preparados en el laboratorio para conseguir el embarazo. “El motivo de que cada vez el ROPA se solicite más en detrimento de otros métodos es porque de esta forma ambas mujeres se sienten más vinculadas con el proceso de la maternidad. La elección de un tratamiento u otro ya sea la Inseminación Artificial, la Fecundación In Vitro u el método ROPA, viene determinada por la valoración clínica y por sus preferencias”, afirma el Dr. Raúl Olivares, director médico de Barcelona IVF.

Imagen eliminada.

A la hora de tener un hijo, las parejas de lesbianas tienen también las otras alternativas disponibles para las parejas heterosexuales, desde la inseminación artificial a la fecundación in vitro. Sin embargo, estas alternativas están perdiendo terreno en los últimos años ante el método ROPA que permite involucrar a ambas mujeres en el proceso de reproducción asistida.

La genética del bebe

Los bebes concebidos a través del método ROPA tendrán la carga genética de la mujer que haya aportado los óvulos y del varón donante de semen. Sin embargo, aunque la madre embarazada no traspasa su ADN al bebe, sí puede influir en su desarrollo. “Durante el desarrollo embrionario se produce el fenómeno de regulación epigenética, donde el ambiente en el que crece el embrión, el útero materno, modula la expresión de los genes”, explica el Dr. Luis Zamora, director de Barcelona IVF. De esta manera la madre gestante también aporta a la genética del bebe.

Para decidir quién será la madre genética y quién la madre gestante se realiza un estudio de fertilidad a las dos. “No están eximidas de ser estériles o presentar problemas de infertilidad por edad avanzada u otros problemas, como la endometriosis o factores tubáricos entre otros”, apunta el Dr. Zamora. Habitualmente, la mujer más joven de la pareja es la que aporta los óvulos.