¿En qué consiste la gestión del riesgo del factor masculino?

En CREA somos especialistas en el estudio y tratamiento del hombre con infertilidad, un concepto que nosotros denominamos “factor masculino”.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, sabemos que la infertilidad afecta a hombres y mujeres por igual. Sin embargo, la mayor parte de las veces, nuestros pacientes tienen causas combinadas que les impidan lograr el embarazo de manera natural. Por ejemplo, puede ocurrir que la mujer tenga una reserva ovárica más limitada por su edad y que, a su vez, el hombre presente un problema de semen alterado.

Por tanto, podríamos afirmar que la infertilidad masculina o factor masculino afecta a dos de cada tres parejas que recurren a un centro de reproducción asistida para que les ayuden a concebir un bebé. En nuestro caso, al ser especialistas en factor masculino, el 70% de nuestros pacientes hombres tienen un problema de fertilidad.

¿Qué es el factor masculino?

El factor masculino agrupa todos los problemas que puede tener el varón y que están dañando a sus espermatozoides e impidiendo que se produzca la fecundación de forma natural.

Podríamos pensar que el factor masculino tiene que ver única y exclusivamente con una alteración en el semen (azoospermia, astenozoospermia, aspermia…). No obstante, esto no es así, pues el factor masculino puede ser cualquier enfermedad o afección por la que se esté produciendo un daño a los espermatozoides y que esté perjudicando a su capacidad reproductiva.

Es por ello fundamental que, cuando veamos que el seminograma (análisis del semen) revela que hay una alteración, vayamos más allá y tratemos de encontrar la verdadera causa por la que esto está ocurriendo.

Sin embargo, en la mayor parte de ocasiones el tratamiento del varón queda en solucionar el problema del semen, seleccionando los espermatozoides con mayor capacidad de fecundación, dejando de tratar al hombre, que es el verdadero paciente y protagonista de toda esta “historia”, y cuya enfermedad o alteración puede llegar a afectar, no solo a él mismo, sino a sus futuros hijos, además de ser un factor determinante para la consecución del embarazo.

La gestión del riesgo del factor masculino

En CREA, para tratar los casos en los que el hombre presenta un problema de fertilidad, hemos desarrollado un protocolo específico y único, fundamental para que el tratamiento sea lo más efectivo y seguro posible.

El estudio del semen no es “la prueba” sino que es una prueba más a realizar cuando hablamos de la gestión del riesgo del factor masculino, pues realmente no nos permite saber si un hombre es o no fértil y tampoco nos facilita el diagnóstico del problema que está ocasionando que el hombre sea infértil. Por eso, si no conocemos la causa y hacemos un buen diagnóstico, ¿cómo vamos a poder aplicar el tratamiento más indicado?

Sabiendo que el hombre debe ser tratado de forma específica, en CREA aplicamos nuestro protocolo de gestión del riesgo relacionado con el factor masculino, con el que valoramos al varón de forma rápida, sencilla y efectiva.

¿Cómo se gestiona el riesgo del factor masculino en CREA?

En todos los casos, solicitaremos, en primer lugar, un análisis de semen en nuestro laboratorio de andrología, uno de los más avanzados de Europa. Si, tras realizar este análisis, sospechamos que el semen puede perjudicar en la fecundación, se pasa a valorar al hombre en la Unidad de Andrología Reproductiva, donde se lleva a cabo el estudio y gestión del riesgo relacionado con el factor masculino.

En la consulta con nuestro andrólogo, el Dr. Miguel Ruíz Jorro, co-director de CREA, se valorará si existe algún riesgo para la salud del hombre, así como para la de su futuro bebé y para el pronóstico del tratamiento.

Tras estudiar la historia clínica, junto a los antecedentes personales y familiares, se procederá a analizar si existe algún fallo testicular, es decir, si hay algún problema en los testículos que impida la fabricación de espermatozoides o que haga que estos se fabriquen mal, así como si la causa no radica en los testículos, sino que existe otro tipo de alteración fuera de ellos que esté afectando al semen, como una obstrucción, un varicocele, una inflamación, un tumor, etc., causas que podrían pasar completamente desapercibidas y que, sin embargo, pueden jugar un papel fundamental en la salud general del hombre.

Además de lo anterior, es posible realizar un estudio de los espermatozoides para conocer si existiera la posibilidad de transmitir una enfermedad genética al embrión, así como saber si el ADN de los espermatozoides puede afectar al embrión, bloqueando su desarrollo y deteniendo el embarazo. En CREA contamos con un método exclusivo de detección de estas situaciones, lo que nos permite aplicar un tratamiento sencillo y efectivo para mejorar notablemente el pronóstico de embarazo.

Al fin y al cabo, esta evaluación del hombre nos permite detectar el problema para tratarlo directamente, evitando en la gran mayoría de los casos llegar a realizar un tratamiento de reproducción asistida, con lo que ello implica, tanto a nivel económico como psicológico para la pareja. De esta manera varones que, por ejemplo, tenían un varicocele sin diagnosticar, diabetes u otro problema de salud que impedía que sus espermatozoides fecundaran el óvulo, tras un buen diagnóstico y un correcto tratamiento, pueden llegar a tener hijos de forma natural.