María Zurita presenta a su hijo Carlos: "Sufrió dos paradas cardiorrespiratorias, el niño es un milagro"

La sobrina del rey Juan Carlos ha hablado por primera vez de su reciente maternidad. Tras haber vivido momentos realmente angustiosos, ya puede respirar tranquila: "Mi hijo es un milagro. Ahora está todo bien, hay que darle tiempo pero es un campeón y no tendrá ningún problema en el futuro".
María Zurita presenta a su hijo Carlos: "Sufrió dos paradas cardiorrespiratorias, el niño es un milagro"

María Zurita está feliz: a sus 42 años ha cumplido su sueño de ser madre gracias a la fecundación in vitro. El proceso fue muy complicado y se coronó con un parto de urgencia y unas semanas muy angustiosas en las que el pequeño Carlos llegó a sufrir dos paradas cardiorrespiratorias. La hija de la infanta Margarita, que ya tiene a su hijo en brazos, ha contado su experiencia: "Sufrí una tremenda hemorragia por un desprendimiento de placenta. Me despertó mi perro Zeta, si no, habría muerto. Mi hijo nació lleno de moratones y no me lo querían enseñar porque su aspecto esa horroroso", ha dicho a Hola.

Imagen eliminada.

María ha desvelado la angustia de los primeros días de vida de su hijo: "Estuvo estable cuatro días, pero el corazón y los pulmones no eran maduros y sufrió una parada cardiorrespiratoria y después otra. Si tenía otra crisis más grave no iban a poder nada por él y decidimos trasladarlo a La Paz". La situación fue tan crítica que bautizaron al niño: "Lo bautizamos el primer día, se llama Agua de Socorro. Mi padre se mojó el dedo con agua del río Jordán y se la untó en la frente, dentro de la incubadora", ha recordado.

Afortunadamente, el niño mejoró y, tal y como adelantó en exclusiva Informalia, su madre pudo por fin abrazarlo: "Lo cogí por primera vez a los 12 días de nacer, estaba lleno de cables y cuando me lo pusieron encima dejó de llorar. No ha parado de mejorar". Desde entonces, María no se separa de él: "Me paso una media de seis horas al día con él encima, piel con piel. Yo le canto, lo hago fatal pero a él le tranquiliza mucho".

Ahora, el pequeño Carlos ya pesa dos kilos y medio y sigue evolucionando en una habitación en planta, fuera ya de la UCI y de la incubadora: "Le darán el alta cuando aprenda a tomar biberón. No sabe succionar, tragar y respirar a la vez y puede encharcarse los pulmones", ha dicho su madre.

María se ha mostrado emocionada por el apoyo y el cariño recibidos durante todo este tiempo, desde que decidió iniciar el proceso de fecundación in vitro, algo que sólo sabían unos pocos privilegiados: "Antes de empezar se lo dije a mis padres, mi hermano y al rey Juan Carlos y la reina Sofía. Les pareció muy bien y me animaron a hacerlo. Cuando empecé el tratamiento hablé con don Felipe, le pareció estupendo también y respetó mi idea, igual que la reina doña Letizia. Ellos eran de las pocas personas que lo sabía".

más noticias