Operan con éxito de obstrucción de laringe a un feto en la maternidad del clínic, Barcelona

El niño, que ahora tiene 9 meses, nació sin secuelas pulmonares
Operan con éxito de obstrucción de laringe a un feto en la maternidad del clínic, Barcelona

Un niño nacido en Cartagena (Murcia), que ahora tiene 9 meses, fue intervenido en la Maternitat del Clínic, de Barcelona, cuando se encontraba en el quinto mes de su desarrollo fetal ya que sufría una obstrucción completa de laringe. La intervención, primera en el mundo de estas características que concluye con éxito, eliminó la masa que impedía el desarrollo pulmonar del feto, una obstrucción que, con frecuencia, le causa la muerte. Cuando se encontraba en la semana 21 de su embarazo, la madre del niño fue derivada hacia el Hospital Sant Joan de Déu, de Esplugues, ya que los médicos observaron que el feto tenía los pulmones tan dilatados que estaban a punto de comprimirle el corazón y provocarle un paro cardiaco. En Sant Joan de Déu comparte actividades con la Maternitat del Clínic, por lo que fue el cirujano maternofetal de este centro, Eduard Gratacós, quien asumió la intervención, que concluyó satisfactoriamente. Tras la operción, que se realizó a través del vientre de la madre, la mujer regresó a su ciudad y allí concluyó el embarazo.

Álvaro, el niño que fue operado de la laringe cuando era un feto, con sus padres. JOAN CORTADELLAS
Aunque el feto no necesita respirar, la obstrucción de laringe impide que expulsen sus secreciones a través de la tráquea, lo que provoca un crecimiento pulmonar desmesurado. En los pocos casos en que el feto sobrevive, el tejido pulmonar queda gravemente dañado y no puede funcionar. Todos los precedentes conocidos en a literatura médica han concluido con la muerte del feto, o bien con niños afectados por gravísimas secuelas.

La intervención se realizó perforando la laringe del feto. La obstrucción que sufría el niño de Cartagena había crecido en una membrana anómala que creaba una separación bajo las cuerdas vocales, lo que taponaba por completo la tráquea. Para proceder a la intervención, el feto fue anestesiado y colocado en la posición idónea. El instrumental empleado, un endoescopio fetal de tres milímetros de diámetros, entró en el útero. localizó la boca del feto y desde allí alcanzó la laringe.