¿Qué pruebas se deben hacer antes de un tratamiento de Ovodonación?

La ovodonación se ha convertido en un recurso cuando las mujeres ya no pueden utilizar sus propios óvulos por motivos varios, como una baja reserva ovárica, baja calidad ovocitaria o una menopausia precoz.

Se trata de un proceso largamente difundido en España. Del mismo modo que pulveriza el récord en donación y trasplantes de órganos, también se registra el mayor número de donantes de óvulos de toda Europa.

Como es sabido las donantes se someten a un estricto criterio de selección y pruebas analíticas, médicas e incluso genéticas antes de entrar en el programa de donación de nuestro centro. Pero, ¿la mujer receptora se debe someter también a algún tipo de exámenes médicos previos?

Las pruebas comunes para todas las mujeres que se van a someter a un tratamiento de ovodonación son:

  • Analítica, grupo sanguíneo y factor Rh: En primer lugar, una analítica de sangre básica con determinación del grupo sanguíneo y el factor Rh. La analítica básica incluirá un hemograma, bioquímica y coagulación y nos permite determinar el estado de buena salud de la mujer. El grupo y el factor Rh son uno de los parámetros que se valorará para la selección de una donante específica.
  • Exploración ginecológica: Es necesaria una exploración ginecológica completa y actualizada que consta de una citológica cervico-vaginal y una ecografía transvaginal con la finalidad de descartar patologías que puedan interferir en la futura gestación.
  • Test serológicos: Por Real Decreto y acorde a la Ley Española de Reproducción Asistida es un requisito indispensable el documentar y revisar las serologías en sangre para la hepatitis B, hepatitis C, Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), Sífilis y Rubeola y que la mujer disponga de una valoración actualizada en los últimos 12 meses. Estas determinaciones serológicas son comunes y obligatorias.
  • Valoración tiroidea: El estudio de pruebas complementarias también precisa de un estudio hormonal tiroideo donde se analizan la hormona TSH (hormona estimulante de la tiroides) y los anticuerpos AntiTPO (anticuerpos anti-tiroperoxidasa). Es importante mantener un nivel óptimo de las hormonas tiroideas, existen dos grandes cuadros dependiendo de si las hormonas tiroideas están bajas (hipotiroidismo) o aumentadas (hipertiroidismo). Los Anti-TPO debe tenerse en cuenta al evaluar a las pacientes con hipotiroidismo subclínico, dado que estos anticuerpos son específicos para enfermedades autoinmunes de la glándula tiroidea, serían situaciones en las que el sistema inmunitario ataca a las células sanas del propio cuerpo.
  • Hemoglobina glucosilada: También se determina la HbA1C, conocida como hemoglobina glucosilada o glicosilada. Podemos decir que es un examen que aporta una visión retrospectiva de los niveles de azúcares en sangre de los últimos 3 meses.

En el caso de mujeres de 40 o mayores, precisan de la realización de una mamografía reciente.

A las mujeres mayores de 45 años se les pedirán algunas pruebas adicionales, como un electrocardiograma, una prueba que registra la actividad eléctrica del corazón que tiene lugar en cada latido cardiaco. Estas pruebas deberán acompañarse de un informe médico que manifieste que el estado de salud de la mujer le permite llevar un embarazo en condiciones adecuadas y libre de complicaciones añadidas.

Una vez completados y documentados los estudios necesarios será viable el inicio del tratamiento.