Un centro de reproducción asistida prescribe clases de sexo para tener hijos

relaciones sexuales

El centro de reproducción asistida Institut Marquès de Barcelona ha comenzado a prescribir clases de sexo y erotismo a algunas parejas que ansían tener hijos y se toman las relaciones sexuales como una tarea y, muchas veces, les genera ansiedad, lo que reduce las posibilidades del embarazo.

Según ha explicado la directora del Institut Marquès, Isabel López-Teijón, "cuando el embarazo no llega, la pareja tiende a disminuir el deseo y la frecuencia de las relaciones sexuales, algo que resulta contraproducente".

"Los deseos de conseguir un embarazo a toda costa provocan que, a menudo, muchas parejas orienten sus relaciones sexuales exclusivamente hacia ese objetivo, convirtiéndolas en actos rutinarios y monótonos", ha añadido López-Teijón, quien ha recordado que "desde un punto de vista médico, es aconsejable mantener una vida sexual activa, sana y satisfactoria para incrementar las posibilidades de embarazo".

Por este motivo, el Institut Marqués ha puesto a disposición de todas las parejas que estén buscando un hijo la posibilidad de asistir a un novedoso taller: clases de sexo y erotismo para parejas que persiguen un embarazo.

Se trata de talleres de dos horas de duración que son impartidos por profesionales de la empresa Sex Academy, expertos en sexología, terapia sexual y de pareja.

Su objetivo es proporcionar recetas para conectar con el placer si el embarazo no llega y recuperar el deseo y la excitación sexual de la pareja.

"Muchas mujeres creen que se van a quedar embarazadas el primer mes, y si no lo consiguen, tanto ellas como sus parejas empiezan a generar ansiedad empeorando la calidad y la cantidad de coitos. Las parejas tienen relaciones con menor frecuencia a medida que aumenta su deseo de embarazo", según la directora del centro.

Según López-Teijón, los varones que no buscan un embarazo eyaculan, de media, 3,2 veces por semana, disminuye a 2,6 eyaculaciones semanales cuando llevan 1 año intentándolo y se reduce hasta 1,2 cuando el período es de 2 años.

"Por eso, los médicos prescribimos este taller a parejas en las que el sexo se está convirtiendo en una mera tarea. Está demostrado que el grado de excitación sexual masculina incide directamente en la calidad del semen. Ésta también mejora cuando se incrementa el número de eyaculaciones. Y es evidente que mejorar la calidad y la frecuencia de las relaciones incrementa las posibilidades de embarazo", ha concluido López-Teijón. EFE